jueves, 18 de febrero de 2016

Sanvalentines y enamoramientos.




    El enamoramiento, esa enajenación mental transitoria, suele estar representada por corazoncitos de color rosa y tener como sujeto a otro congénere al que le tratamos de imponer nuestro "amor". En mi caso, además, bajo mis defensas y trato de "enamorarme" de cada paseo que doy por el entorno circundante, aunque sea mi humilde barrio.


Los florecidos almendros tienen que aguantar los atrasados fríos. Una leve esperanza florida late a los pies de los bloques de viviendas sociales, en este barrio cargado de excepcionales personajes callejeros.




La fiesta del enamoramiento se desliza entre el consumo de regalos innecesarios y la patología posesiva de quien entiende el amor como posesión exclusiva y esclavizante.





La pequeña efigie de Miguel Hernández se alza entre las cordilleras de ladrillos, mientras una subcontratada trabajadora de la limpieza realiza su labor un tanto ajena a tanto romanticismo y poesía.





 Las caídas hojas de los plátanos de sombra han sido atrapadas por una mini laguna cementada en medio de la acera. Al otro lado de la avenida, en el Parque Lineal de Palomeras, las últimas lluvias han alegrado la existencia de los líquenes.





Entre la arboleda distingo la borrosa figura de un duendecillo deportista, y el castillo de colores bordeado de su foso de agua.





 La pareja de ánades reales presienten una adelantada primavera, y los cipreses se llenan de flores sin pétalos.





 El pequeño robledal todavía sujeta algunas hojas en sus ramas. Muy cerca ha crecido una seta (parece champiñón). Las florecillas brotan en el prado y cada cual recorre su camino. Fin del paseo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada