sábado, 6 de septiembre de 2008

Gracias

Paseando esta mañana entre las sombras de los árboles del Parque Lineal, en el que había una auténtica invasión de mosquiteros, me he dado cuenta de que se acabaron las vacaciones. Este chupatiempo llamado blog tendrá que conformarse con menos. Pero como lo importante es la libertad interior de uno mismo, tampoco me preocupa demasiado la vuelta al trabajo. Hoy, mañana ya veremos. En Julio emprendía un viaje hacia Navarra. Los mágicos hayedos de Aralar, la bien conservada ciudad de San Sebastián llena de parques, la enriquecedora convivencia con los amigos y amigas, la bonita casa rural, la portuaria Getaria ... Atrás quedan ríos y montañas, el mar y las aldeas. Agur. Sumergido otra vez en los bosques de edificios Sigo caminando y doy las gracias a todos las personas (familia, amigos, compañeros) que han hecho posible, estando a mi lado cuando los he necesitado, que aquí y ahora sea feliz. Gracias por su comprensión aunque a veces haya podido defraudar las expectativas que tenían en mí. Lástima que muchas veces no sea capaz de apreciarlo y vea el vaso medio vacío, en lugar de medio lleno.

2 comentarios:

  1. No dejas de asombrarme!!1º porque siempre tienes una bonita palabra ,que se asoma cómo tímida, con la intención de abrazar a los que quieres (familia, amigos, compañeros)siempre envuelta en grandes dosis de humidad. Y 2º por la rapidez con la que te estás adentrando en este otro mundo, aprendiendo y entiendo que disfrutando...mostrándonos todo ese potencial que tienes escondido.
    No creo que hayas defraudado a mucha gente en tu vida y me alegro de que hoy y allí o aquí seas feliz, eso también tiene su "trabajito".
    Besotes grandotes...

    ResponderEliminar